jueves, 9 de julio de 2009

Glaciares de Cordillera Blanca en Perú retroceden 27% por Cambio Climático

La superficie de nevados de la Cordillera Blanca en Perú retrocedió 27% por el cambio climático que afecta al mundo, según un estudio realizado por la Unidad de Glaciología y Recursos Hídricos de la Autoridad Nacional del Agua (ANA).


La cadena montañosa en el andino departamento de Ancash (a unos 400 Km al norte de Lima) contaba en 1973 con 723 km2 de glaciares, pero ahora cuenta con 527 km2 según el estudio basado en imágenes satelitales, detalló el glaciólogo Marco Zapata, director del ANA, a la agencia oficial Andina.

"Los glaciares peruanos están clasificados como tropicales y por tanto resultan sumamente sensibles a los cambios de clima y de temperatura", dijo el experto.

El especialista aseveró que en 1997 la Comisión Nacional del Ambiente realizó un inventario y dio cuenta de que hasta entonces se habían perdido 112 km2, pues registraba 611 km2. Ahora tiene 527 km2, lo que indica cuánto se ha acelerado el proceso, añadió.

En 1970 la Cordillera Blanca poseía unos 722 glaciares individualizados, pero hoy registra 755, lo que se explica en función del proceso de fragmentación que han sufrido algunos de ellos como el nevado Pastoruri, que se dividió en dos áreas y ahora es considerado una capa de hielo.

"A medida que ha retrocedido la superficie, los glaciares se subdividieron y han aparecido algunas lagunas e incrementado las dimensiones de las que ya existían", explicó Zapata en una conferencia sobre glaciares en Lima.

Nevado Alpamayo
Según el experto, entre 1948 y 1976 los glaciares peruanos retrocedían de 8 a 9 metros por año y en la actualidad el nivel de retroceso llega a los 20 metros anuales.

Un estudio de la Unidad de Glaciología en 2007 reveló que la corona de hielo y nieve de la cumbre del nevado Pastoruri (5.240 metros de altura) disminuyó 40% entre 1995 y 2005, debido al calentamiento global.

"Estas mediciones son importantes para saber con qué reservas se cuentan y se trabaje en respuestas a la pregunta de qué pasará cuando los glaciares desaparezcan", añadió Zapata.

En 1970 Perú tenía 2.041 kilómetros cuadrados de superficie glaciar, que en 1995 disminuyó a 1.594 kilómetros cuadrados.

La Cordillera Blanca es un centro turístico visitado por numerosos montañistas extranjeros, que posee nevados de más de 6.000 metros de altitud e incluye al pico más alto de Perú, el Huascarán, con 6.768 metros de altitud.

Transformers: La Venganza de Los Caídos

"Transformers: Revenge of the Fallen" se convirtió el martes en la primera película del año en recaudar más de 300 millones de dólares en las boleterías estadounidenses.

video


Título Original: Transformers: Revenge of the Fallen.
Guión: Ehren Kruger, Roberto Orci, Alex Kurtzman.
Reparto: Shia LaBeouf (Sam Witwicky), Megan Fox (Mikaela), Josh Duhamel (Lennox), Tyrese Gibson (Epps), Kevin Dunn (Ron Witwicky), John Benjamin Hickey (Theodore Galloway), Ramon Rodriguez (Leo), Isabel Lucas (Alice), John Turturro (Simmons).



Han pasado dos años desde que el joven Sam Witwicky (Shia LaBeouf) salvara al universo de una decisiva batalla entre dos razas de alienígenas robóticos en guerra. Pese a su extrema heroicidad, Sam sigue siendo un adolescente normal con las preocupaciones cotidianas de prepararse para ir a la universidad, dejando atrás a su novia Mikaela (Megan Fox), y separándose por primera vez de sus padres. Por supuesto, además está la carga adicional de tener que intentar explicar su partida a su amigo más reciente y robot guardián suyo, Bumblebee. El objetivo de Sam es llevar una vida universitaria normal, pero para hacerlo, deberá olvidar su destino.


Mientras Sam ha hecho todo lo posible por dejar atrás el conflicto de Mission City y volver a su rutina diaria, La Batalla entre los Autobots y los Decépticons, aunque haya sido un incidente súper secreto, ha provocado muchos cambios. El Sector 7 ha sido desmantelado y su soldado más leal, el agente Simmons (John Turturro), despedido sumariamente. En su lugar se ha creado una nueva agencia, NEST. Empleando mandos con experiencia de campo como Lennox (Josh Duhamel) y Epps (Tyrese Gibson), NEST pretende trabajar codo con codo con los Autobots para evitar otra confrontación mortal con los Decépticons.

Por desgracia, un asesor de seguridad del gobierno, Theodore Galloway (John Benjamin Hickey) tiene muy poca previsión como para comprender totalmente los inexorables peligros que acechan. Dispuesto a hacerse con el control de todas las organizaciones de defensa, junto con su potencial de poder, y al mismo tiempo deshacerse de lo que él considera un frívolo gabinete gubernamental, Galloway se esfuerza por acabar con NEST, creyendo que toda amenaza de guerra ha desparecido hace tiempo. Está convencido de que los humanos no tienen ningún interés directo en la disputa entre los Autobots y los Decépticons.

Justo cuando la vida está a punto de ordenarse cómodamente en la nueva escuela de Sam, adaptándose a un nuevo y prepotente compañero de habitación, Leo (Ramon Rodriguez), y a una nueva conocida igualmente prepotente pero mucho más atractiva, Alice (Isabel Lucas), Sam es asaltado de pronto por visiones que chispean como rayos por su cerebro. Temiendo sufrir la misma demencia que amargó a su abuelo, Sam mantiene en secreto sus visiones hasta que ya no puede seguir ignorando los mensajes y símbolos que se filtran en su mente.

Pese a sus cuidadosos planes, Sam vuelve a encontrarse en el medio de una batalla entre los Autobots y los Decépticons, con El Destino del Universo en Juego. Sin que Sam lo sepa, sólo el tiene la clave del resultado de la lucha entre el mal y el poder supremo del bien. Con la ayuda de sus amigos, sus compañeros de NEST e incluso de sus padres, Sam aprende a aceptar la herencia de los Witwicky, sin esconderse más del legado de su familia: ¡Sin sacrificio, no hay victoria!

miércoles, 8 de julio de 2009

Hallan el cráneo de un mamut de entre 20.000 y 50.000 años en Rusia

Pescadores hallaron en la orilla del río Tura, en la región rusa de Sverlovsk (Urales), el cráneo de un mamut que, según los expertos, podría tener entre 20.000 y 50.000 años de antigüedad, informó hoy la agencia Interfax.

Según Pavel Kosintsev, jefe de un grupo de arqueólogos del instituto de ecología de plantas y animales de la Academia de Ciencias de Rusia, los pescadores vieron algo que sobresalía y lo desenterraron.

“A juzgar por las imágenes de video que nos entregaron ayer, no cabe duda alguna de que se trata de los huesos de un mamut, que además se encuentran en buen estado”, precisó.

Agregó que un especialista del instituto que se encuentra en el lugar del hallazgo, en las inmediaciones de la aldea de Lénskoye, deberá determinar ahora si existe la posibilidad de realizar excavaciones cerca del punto en el que se encontró el cráneo de mamut, con el fin de dar con más huesos.

Asimismo indicó que hay que decidir cuanto antes qué hacer con el cráneo hallado.

“El cráneo permaneció en el agua durante varios miles de años, ahora entró en contacto con el aire y si no se guarda pronto en un lugar para su conservación, simplemente podría desintegrarse. La decisión de qué hacer con los huesos la tomará la persona que los encontró, pero obviamente su sitio es un museo”, subrayó.

Según Kosintsev, el estudio del cráneo hallado permitirá determinar qué clase de mamuts habitaban los Urales y tener mayor conocimiento de la evolución de estos animales.

“Lo más interesante es hacerse una idea de las condiciones climatológicas en aquel periodo y sacar conclusiones del cambio climático en el futuro”, agregó.

En la primavera del año pasado fueron hallados en la región de Penza, a unos 600 kilómetros al sudeste de Moscú, varios huesos enormes de mamut y tras su identificación, expertos llegaron a la conclusión de que el animal vivió durante la era glacial.